Tratamiento Para Tendinitis Rotuliana

El dolor en la rodilla al hacer determinados movimientos puede ser causado por muchas cosas, a veces no sabemos que tenemos, hasta que nos realizan distintas pruebas y pueden determinar que es, a continuación vamos a hablar de la tendinitis rotuliana, que es muy común en deportistas.

¿Qué es la tendinitis rotuliana?

La tendinitis rotuliana es una lesión o inflamación común del tendón que conecta la rótula con la tibia. El dolor puede ser leve o intenso.

Cualquiera puede contraer tendinitis rotuliana. Pero es una lesión tan frecuente en los atletas, especialmente en los que juegan al voleibol y al baloncesto, que se llama rodilla de saltador. Entre los jugadores de voleibol recreativo, se estima que el 14,4 por ciento tiene rodilla de saltador. La prevalencia es aún mayor entre los mejores atletas profesionales. Se calcula que entre el 40 y el 50 por ciento de los jugadores de voleibol de élite tienen rodilla de saltador.

Siga leyendo para saber más acerca de por qué sucede esto, cómo identificarlo, opciones de tratamiento y más.

¿Qué es exactamente lo que causa esto?

La tendinitis rotuliana proviene del esfuerzo repetitivo de la rodilla, con mayor frecuencia por el uso excesivo en los deportes o el ejercicio. El esfuerzo repetitivo en la rodilla crea pequeños desgarros en el tendón que, con el tiempo, lo inflaman y debilitan.

Los factores que contribuyen a ello pueden ser:

  • Músculos de la pierna tensos.
  • Fuerza muscular desigual de la pierna.
  • Pies, tobillos y piernas desalineados.
  • Obesidad.
  • Zapatos sin suficiente acolchado.
  • Superficies de juego duras.
  • Enfermedades crónicas que debilitan el tendón.

Los atletas corren más riesgo porque correr, saltar y ponerse en cuclillas pone más fuerza en el tendón rotuliano. Por ejemplo, correr puede poner una fuerza de hasta cinco veces el peso de tu cuerpo sobre tus rodillas.

Los largos períodos de entrenamiento deportivo intenso están asociados con la rodilla de saltador. Un estudio realizado en 2014 señaló que la frecuencia de los saltos también era un importante factor de riesgo para los jugadores de voleibol amateur.

¿Cuáles son los síntomas de la tendinitis rotuliana?

El dolor y la sensibilidad en la base de la rótula suelen ser los primeros síntomas de la tendinitis rotuliana. También puede tener algo de hinchazón y una sensación de ardor en la rótula. Arrodillarse o levantarse en cuclillas puede ser especialmente doloroso.

Al principio, el dolor puede ser esporádico y sólo aparece después de hacer deporte o ejercicio. A medida que el tendón se va dañando, el dolor puede ir empeorando progresivamente. Puede interferir con cualquier actividad atlética, así como con las actividades diarias, como subir escaleras o sentarse en un coche.

Consulte a su médico si el dolor o la hinchazón dura más de uno o dos días

¿Cómo se diagnostica la tendinitis rotuliana?

Al comienzo de su cita, su médico le preguntará sobre:

  • su actividad física.
  • qué síntomas estás experimentando.
  • cuando se producen los síntomas.
  • cualquier remedio que haya probado que alivie el dolor.

El médico le examinará físicamente la rodilla, buscará los lugares donde siente dolor y comprobará la amplitud de movimiento de la rodilla doblando y extendiendo la pierna.

El médico también puede solicitar pruebas de diagnóstico por imágenes para examinar la rótula y el tendón para determinar si hay algún daño en el tendón o el hueso. Estos exámenes también pueden ayudar a descartar otras posibles causas de su dolor, como una fractura.

Su médico puede realizarlos:

  • una radiografía para examinar el hueso y determinar si tiene una fractura de rótula o si la rótula está desplazada.
  • una resonancia magnética para ver el tendón y mostrar cualquier daño en el tejido blando.
  • un ultrasonido para mirar el tendón y mostrar cualquier daño en los tejidos blandos.

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

Si no recibe tratamiento médico, la tendinitis rotuliana puede empeorar. Puede dañar el tendón de forma más grave, limitando su funcionamiento diario.

Descansar las piernas y detener la actividad puede ser emocionalmente difícil para los atletas, en particular. Es posible que no quieran dejar de jugar, aunque sea doloroso. Para los atletas profesionales, la tendinitis rotuliana puede ser el final de su carrera si no se trata.

¿Cuál es un plan de tratamiento típico?

El tratamiento depende de la gravedad de la lesión.

Las medidas conservadoras para reducir el dolor, descansar la pierna y estirar y fortalecer los músculos de la pierna suelen ser la primera línea de tratamiento. Su médico generalmente le aconsejará un período de descanso controlado, en el que evitará la actividad que ejerza fuerza sobre la rodilla.

Medicamentos

Su médico puede recetarle medicamentos de venta libre para reducir el dolor y la inflamación a corto plazo.

Estos pueden incluir:

  • ibuprofeno
  • naproxeno sódico
  • acetaminofeno

Si el dolor es intenso, el médico puede aplicarle una inyección de corticoesteroides en el área alrededor del tendón rotuliano. Esto es más efectivo para reducir el dolor severo. Sin embargo, la Clínica Mayo informa que también puede debilitar el tendón y posiblemente hacer que sea más probable que se rompa. Por lo tanto, es importante pensar bien en este tratamiento y sus riesgos asociados.

Otra forma de administrar el corticoesteroide es esparcir el medicamento sobre la rodilla y usar una carga eléctrica baja para empujarlo a través de la piel. Esto se llama iontoforesis.

Terapia

El objetivo de la fisioterapia es reducir el dolor y la inflamación y estirar y fortalecer los músculos de las piernas y los muslos.

Si el dolor es intenso, incluso mientras descansa las piernas, el médico puede aconsejarle que use un aparato ortopédico y que utilice muletas durante un tiempo para evitar mayores daños en el tendón. Cuando esté relativamente libre de dolor, puede comenzar las actividades de fisioterapia.

Una sesión de terapia generalmente incluye:

Un período de calentamiento.

Hielo o masaje para la rodilla.

Ejercicios de estiramiento.

Ejercicios de fortalecimiento.

Su terapeuta también puede usar ultrasonido y estimulación eléctrica para aliviar su dolor de rodilla. Una rodillera o cinta adhesiva para la rodilla puede ayudar a reducir el dolor al hacer ejercicio manteniendo la rótula en su lugar.

Su fisioterapeuta desarrollará un programa de ejercicios para usted que puede incluir lo siguiente:

Estiramientos

Ejercicios isométricos, en los que el ángulo de la articulación y la longitud del músculo permanecen fijos durante las contracciones. Esto se reporta para aliviar el dolor.

Ejercicios excéntricos, que son sentadillas realizadas en una tabla de declinación que está en un ángulo de 25 grados. Un estudio realizado en 2005, titulado Fuente fidedigna, determinó que este método de fortalecimiento permitía mejorar la situación de los atletas con tendinitis rotuliana que seguían jugando mientras recibían tratamiento.

Ejercicios de flexibilidad para el muslo y la pantorrilla.

Tratamientos alternativos

Un tratamiento relativamente nuevo es una inyección de plasma rico en plaquetas. Esto utiliza una concentración de plaquetas de su propia sangre para promover la curación del tendón. Un estudio de 2015 de Fuente Confiable encontró que dos inyecciones consecutivas eran más efectivas que una sola.

Otros tratamientos alternativos bajo estudio incluyen:

Agujas secas guiadas por ultrasonido: Este proceso hace pequeños agujeros en el tendón. Esto se llama fenestración con aguja seca y se ha descubierto que alivia el dolor y ayuda a la curación.

Inyecciones de polidocanol: Esto apunta a romper nuevos vasos sanguíneos en el tendón, que están asociados con el dolor.

Inyecciones de alto volumen guiadas por ultrasonido: Esto también tiene como objetivo romper nuevos vasos sanguíneos en el tendón.

Termoterapia de hipertermia: Utiliza el calentamiento de los tejidos profundos junto con un dispositivo de enfriamiento en la superficie de la piel para aliviar el dolor.

Terapia de ondas de choque extracorporales: Se ha demostrado que reduce el dolor hasta dos años.

Cirugía

Cuando otros tratamientos no logran aliviar el dolor, el médico puede aconsejar una cirugía para reparar el tendón rotuliano.

La cirugía tradicional consiste en abrir la rodilla para raspar la tapa de la rodilla y el tendón. Más recientemente, se utiliza la cirugía artroscópica para este procedimiento. Esto implica hacer sólo cuatro pequeñas incisiones en la rodilla, y tiene un tiempo de recuperación más corto.

El tiempo de recuperación de la cirugía varía. Algunos protocolos quirúrgicos aconsejan la inmovilidad con un yeso después de la operación. Otra estrategia para la curación sugiere que un programa de ejercicios de rehabilitación agresivo e inmediato funciona mejor. En este protocolo, la gente pudo volver a la actividad de alto nivel en tres meses a un año.

¿Cuál es la conclusión?

El pronóstico de la tendinitis rotuliana varía dependiendo de la gravedad de la lesión. El tema es una investigación en curso, porque es algo muy común en corredores y otros atletas. Hay muchas opiniones sobre lo que funciona mejor para la rehabilitación.

Para algunos atletas, la condición puede ser crónica. Para otros, la terapia permite el regreso al funcionamiento normal y a los deportes.

La recuperación de lesiones leves puede ser de 3 semanas, mientras que las lesiones más graves pueden requerir de 6 a 8 meses o más.

Los factores importantes en la recuperación son:

Apegarse al programa de rehabilitación y hacer ejercicio regularmente.

reanudando su actividad deportiva gradualmente

prestando atención al dolor, y descansando si es necesario

usando remedios de venta libre y hielo para ayudar a que el dolor regrese

Hable con su médico si le preocupa el tiempo que está tardando en recuperarse.

Quizá te interese:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
!Por favor ayúdanos a compartirlo! un saludo😜

Deja un comentario

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso”. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar