Cómo tonificar tus glúteos con un electroestimulador

Los glúteos son una de las partes del cuerpo que más admiración recibe, tanto personal como social, no solo porque nos ayuda a movilizarnos y a mantener la postura sentada, sino porque juega un rol muy importante en la atracción sexual que despierta un cuerpo trabajado.

Sea la razón por la que quieras fortalecer y tonificar esa parte de tu cuerpo que te ayudará a sentirte y verte mejor; en Topterapia.com queremos darte algunos tips para que la terapia de electroestimulación con el dispositivo de electroestimulación adecuado sea más efectiva y logres resultados verdaderos en poco tiempo.

Aunque algunos ejercicios para trabajar esta parte del cuerpo son efectivos, puedes
complementar tu rutina con ayuda de sesiones de electroestimulación especialmente diseñadas por profesionales.

¿Cómo te ayuda la electroestimulación a lograr unos glúteos firmes y tonificados?

La electroterapia no solamente sirve para ayudar a aliviar el dolor muscular y articular
causado por malas posturas, contracturas, golpes, lesiones o problemas relacionados con la ciática, la lumbalgia u otros que tienen que ver con el mal funcionamiento del sistema nervioso o la falta de irrigación sanguínea en la zona donde experimentas molestia.

También sirve para aumentar la producción natural de colágeno y a que las fibras
musculares reciban irrigación sanguínea y nutrientes para su crecimiento y mantenimiento.

¿Por qué la estimulación eléctrica es importante para los glúteos?

Si bien los ejercicios de acondicionamiento físico son aconsejados para fortalecer glúteos, muslos y espalda; la electroestimulación eléctrica mediante corriente de baja frecuencia es la terapia por excelencia que muchas personas usan como apoyo en el acondicionamiento del cuerpo, aumentando la fuerza y el tono muscular.

La corriente eléctrica aplicada a los músculos debajo de la piel y aquellos que se localizan más profundo ayuda a ganar masa muscular, y a reducir la flacidez y la celulitis; sin embargo es buena idea no dejar de lado la dieta y el ejercicio aeróbico.

Se ha comprobado que la terapia por estimulación eléctrica ayuda a reducir la rugosidad del tejido graso que crece de forma irregular.

Así, si haces ejercicio de manera frecuente en la que trabajes los glúteos más una sesión de 10 minutos de electroestimulación diaria, lograrás obtener estos 3 beneficios más rápidamente.

Anatomía de los Músculos del Glúteo

Los glúteos están compuestos por tres músculos separados y distintos: el glúteo mayor, el glúteo medio y el glúteo menor.

El trabajo del glúteo mayor es el de extender la cadera y rotarla externamente cuando
enderezas el tronco desde una posición inclinada o al enderezar la pierna para llevarla detrás y devolverla a la posición normal.

De igual forma, el glúteo mayor es el encargado de facilitar el movimiento de una pierna hacia un lado.

Por su parte, el glúteo medio está implicado en permitirnos caminar y correr. Algo que caracteriza a este músculo es que es débil para permitir el movimiento sin esfuerzo.

El glúteo menor está localizado más profundamente al costado y en la parte superior del trasero, debajo del glúteo medio; y es el que permite el movimiento de abducción y rotación de la pierna.

¿Cómo Se Tonifican?

Un entrenamiento de EMS en los glúteos implica los mismos movimientos que las
actividades físicas. La diferencia radica en la adición de la terapia de la estimulación
eléctrica que logra reclutar más fibras musculares lo que aumenta la intensidad en la
acumulación de generación de calor y sudor con el ejercicio físico.

Al usarse de forma terapéutica, la electroestimulación muscular hace que los músculos se contraigan, relajando y aflojando los puntos tensos.

Luego de que tengas la unidad de electroestimulación lista para usar, para lo cual te
recomendamos los mejores electroestimuladores disponibles en el mercado; ya podrás comenzar a hacer ejercicios de bajo impacto como sentadillas, el levantamiento lateral de piernas desde una posición acostada, puentes hacia atrás o el levantamiento de piernas hacia atrás desde una posición arrodillada y con las manos en el piso.

Gracias a los programas de electroestimulación y la tecnología que incluyen los dispositivos de electroestimulación; puedes estimular los músculos glúteos de manera permanente durante cada sesión de entrenamiento físico.
Así, las contracciones voluntarias que haces cuando realizas cada uno de estos ejercicios, se combina con un pulso eléctrico que el músculo recibe cuando estás en estado de reposo.

Este actúa como una resistencia, por lo que, después de algunos minutos, te sentirás
cansada. Eso significará que la combinación de ejercicio voluntario y electroestimulación ha surtido un efecto positivo.

¿Qué ocurre cuando se estimulan?

Normalmente el cerebro envía señales en forma de impulsos eléctricos a los músculos para que estos se muevan y generen movimiento. Sin embargo, en ocasiones, no todas las fibras musculares se activan para producir trabajo.

Es cuando la transmisión de los impulsos eléctricos de baja intensidad de los programas de EMS especialmente adaptados a cada parte del cuerpo, o aquellos variables en el caso de los programas personalizables que te permiten elegir la intensidad y frecuencia de estimulación que puedas soportar, entran en acción.

Los músculos glúteo mayor, medio y menor reciben pulsos eléctricos que hacen que se contraigan y se relajen en cuestión de segundos y, con un mayor número de fibras
musculares implicadas, aquellas que han estado inactivas; todo el conjunto de músculos y, por lo tanto, los glúteos, van tomando forma y la firmeza adecuadas; luciendo espectacular.

¿Qué otras recomendaciones debes tener en cuenta?

Los músculos que se trabajan día a día van tomando forma, tonificándose y
fortaleciéndose, con los beneficios asociados de que mejoran el movimiento y disminuyen muchas de las molestias asociadas con la postura y la forma del cuerpo, por supuesto.

Al dejar de trabajar los músculos glúteos, estos se van atrofiando; más si se deja de hacer actividad física para que reciban la estimulación que necesitan. Es por esta razón que mantener una rutina de manera voluntaria y dirigida a trabajar tu derrier de la mejor manera posible; no solo es recomendable para tu buen físico, sino para tu salud en general.

Acompaña la electroestimulación de tus glúteos junto con un programa de
electroestimulación para tu zona abdominal.

Si deseas saber cómo colocar los electrodos en tus glúteos correctamente, mira cómo colocar los electrodos de un electroestimulador de la manera correcta para que la terapia de electroestimulación sea mucho más eficaz.

Quizá te interese:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
!Por favor ayúdanos a compartirlo! un saludo😜

1 comentario en «Cómo tonificar tus glúteos con un electroestimulador»

Los comentarios están cerrados.

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso”. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar