8 Técnicas efectivas contra el dolor

Muchas personas buscamos cómo aliviar un dolor determinado, con el fin de obtener una mejora instantánea y lo más extensa posible. Existen varias clases de dolor que implican diferentes tratamientos.

¿Qué es el Dolor?

El dolor es una sensación desagradable que indica una lesión real o potencial en cualquier parte del cuerpo. Las sensaciones de dolor pueden ser agudas o crónicas.
Se inicia en los receptores del dolor que se encuentran repartidos a lo largo del cuerpo, transmitiendo información en forma de impulsos eléctricos que envían a la médula espinal a lo largo de las vías nerviosas que conectan con el cerebro.
Los receptores de dolor y su recorrido difieren según las distintas partes del cuerpo, de manera que las sensaciones de dolor varían de acuerdo con su localización y el tipo de daño.
Los nervios pueden transmitir información muy precisa al cerebro como la parte donde se ha producido el daño y si la sensación es leve o intensa; o imprecisa, en el caso del dolor abdominal.
Incluso, puede trasladarse a otras partes del cuerpo, pudiendo experimentarse una sensación intermitente o constante de presión o molestia.

¿Qué Tipos de Dolor Existen?

Las sensaciones de que un área de nuestro cuerpo está afecta, llegan a nuestro cerebro gracias a la transmisión de información desde las neuronas sensitivas.
Existen varios tipos de dolor que varían en función de intensidad o duración.
El primer tipo de dolor es el dolor agudo que se caracteriza por ser repentino y de corta duración. Puede causar efectos tales como taquicardia, aumento de la frecuencia de la respiración, e incluso, aumento de la presión arterial, sudoración y pinchazos en la parte afectada.
Cuando se trata de un dolor persistente que dura hasta semanas o meses y aparece por temporadas o después de una enfermedad o lesión, ocasionando alteraciones del sueño, falta de apetito y otros síntomas como pérdida de peso y depresión; se llama dolor crónico.
Sin embargo, los dolores también suelen clasificarse de acuerdo con su ubicación y los momentos en los que aparece.

Tipos de Dolor de Acuerdo con su Ubicación y Momentos en los que Aparece

Las personas pueden sufrir diversas clases de dolor según la localización de este y los momentos en los que puede aparecer.
Algunos son dolores neuropáticos, mientras que otros son los que se experimentan después de una cirugía, sin dejar de lado aquellos producidos por algún tipo de cáncer y producto de ciertos trastornos psicológicos.

  • Dolores Neuropáticos: Se deben a anormalidades en cualquier punto de las vías nerviosas que alteran las señales que son interpretadas de forma anormal por el cerebro. Una persona puede experimentar dolores profundos o sensaciones de quemazón o neuralgias e hipersensibilidad al tacto.
    Cuando se trata de un dolor neuropático, se producen cambios en la circulación sanguínea e hinchazón y rigidez de las articulaciones.
  • Dolores Postoperatorios: Son dolores constantes e intermitentes que empeoran cuando una persona se mueve, tose, ríe o respira profundamente o después de ser sometida a una operación.
  • Dolores Producidos por el Cáncer: Las sensaciones de dolor aparecen en diferentes órganos o partes del cuerpo de acuerdo con el tipo de cáncer del que se trate, de igual manera que cuando se aplican tratamientos como la quimioterapia.
    Este tipo de dolores pueden causar desde un leve malestar hasta un dolor muy intenso e ininterrumpido; incrementando su intensidad dependiendo de si el tumor crece, se traslada a otra parte del cuerpo o se hace resistente a una determinada dosis de medicamento.
  • Dolores Asociados a Trastornos Psicológicos: Son dolores persistentes que se llegan a sentir sin que exista una lesión o enfermedad física y que los médicos no pueden diagnosticar.
    Este tipo de dolor puede causar una incapacidad desproporcionada en comparación con el dolor que percibe la mayoría de las personas con una lesión o una enfermedad particular; o tratarse de un dolor exagerado en cuanto a grado y duración; debido al estrés psicológico.

Tratamiento Contra el Dolor

Existen diferentes tipos de tratamientos, todos enfocados a aliviar el dolor, sea leve o crónico, e incluyen opciones farmacológicas y naturales.

Farmacológicas:

analgesicos

Analgésicos: La primera opción consiste en la formulación de diversas clases de analgésicos que contribuyen a controlar el grado en el que una persona experimenta malestar, que suelen tener efectos secundarios indeseables.

En ocasiones, se genera una dependencia a estos fármacos, lo que provoca que las personas requieran dosis mayores para conseguir el alivio que buscan; por lo que el manejo médico debe estar enfocado en minimizar la aparición del síndrome de dependencia.
Algunos de estos medicamentos, aunque efectivos para aliviar el dolor por algunas horas, irritan el estómago, causando úlceras pépticas y hemorragias en diferentes partes del cuerpo.
Cuando se ingieren de forma frecuente, se puede producir una sobredosis, cuyos síntomas incluyen respiración anormal y tinnitus o zumbidos en los oídos.
Otros tipos de analgésicos resultan útiles si se aplican directamente en el área dolorida. Dentro de este grupo se enumeran las inyecciones con anestesia y las cremas anestésicas o antiinflamatorias que deben ser la última elección en el tratamiento del dolor.

A veces, el dolor tiene un propósito: alertar de una lesión o como señal del estrés que se va acumulando, hasta que se manifiesta físicamente. Otras veces, el dolor puede causar un sufrimiento innecesario, llegando a interferir con la calidad de vida de las personas que, algunas no son partidarias del uso de analgésicos.

Técnicas No Invasivas de Alivio del Dolor:

Generalmente, la primera elección que hacemos como reacción para tratar la sensación de dolor, es usar pastillas como el paracetamol o incluso otros que, después de varias horas pierden su efecto.
Es cuando muchas personas pensamos en tratamientos naturales para aliviar el dolor. Existen técnicas para controlar y reducir el dolor, que no requieren un procedimiento invasivo (una cirugía) o incluso tomar pastilla para el dolor. Dentro de estas, se encuentran:

1. Frío y Calor. Estos dos métodos comprobados son muy utilizados para aliviar el dolor de ciertos tipos de lesiones. Si una compresa fría no funciona, se puede tratar con una compresa caliente; aplicándolas en el sitio del dolor durante algunos minutos, hasta que el dolor se calme.

2. Ejercicio. La actividad física juega un papel muy importante en la interrupción del ciclo del dolor y la movilidad reducida que se encuentra en algunas afecciones como la artritis y la fibromialgia o dolor muscular crónico que no está localizado. Es buena idea probar actividades aeróbicas suaves como caminar, nadar o andar en bicicleta.

3. Fisioterapia y Terapia Ocupacional. Estas dos especialidades de la terapia física pueden están entre las opciones de primera elección contra el dolor. Los fisioterapeutas se encargan de realizar una serie de ejercicios diseñados para preservar o mejorar la fuerza muscular y la movilidad. Los terapeutas también ayudan a una persona a realizar una variedad de actividades diarias de manera que no afecten sus actividades diarias.

4. Técnicas de Cuerpo y Mente. Estas técnicas que incluyen meditación, atención plena y ejercicios de respiración, ayudan a restablecer una sensación de control sobre el cuerpo y a rechazar la respuesta de «lucha o huida», que puede empeorar la tensión muscular crónica y el dolor.

5. Electroterapia. Es una técnica que utiliza impulsos eléctricos generando alivio del dolor, actúa como analgésico, mira aquí los mejores aparatos de electro-estimulación.

6. Biorretroalimentación. Es la habilidad para aprender ejercicios de relajación y respiración con la ayuda de una máquina de biorretroalimentación, que convierte los datos sobre funciones fisiológicas como la frecuencia cardíaca y la presión arterial en señales visuales como un gráfico, una luz parpadeante o incluso una animación.
Mirar y modificar las visualizaciones da a la persona un grado de control sobre la respuesta de su cuerpo al dolor.

7. Masaje terapéutico. Los masajes dados por un profesional pueden aliviar el dolor, al eliminar la tensión de los músculos y las articulaciones; reduciendo el estrés y la ansiedad, y ayudando a distraer a la persona del dolor al inducir las sensaciones que anulan las señales de dolor.

8.Yoga y Thai-Chi. Estas dos prácticas de ejercicio incorporan el control de la respiración, al igual que diferentes técnicas de meditación y movimientos suaves para estirar y fortalecer los músculos. Diversos estudios han demostrado que pueden ayudar a las personas a controlar el dolor causado por una serie de afecciones, desde dolores de cabeza hasta artritis y lesiones persistentes.

Alternativas en Casa para Tratar el Dolor

Existen otras opciones para disminuir las sensaciones de dolor focalizado o disperso, leve o severo que consisten, principalmente, en el manejo de las causas psicológicas que pueden desencadenar en algún tipo de dolor muscular.

Técnicas para disminuir el estrés, como colocar plena atención a una respiración profunda y pausada, en cualquier posición; libera a la mente de preocupaciones, pudiendo influir en la restauración del dolor. Cambiar la atención de la zona dolorida hacia otra parte del cuerpo que no experimenta ninguna molestia, es otra de las opciones para ayudar a relajar la zona afectada.

Si no puedes acudir a un terapeuta por los dolores en las diferentes partes del cuerpo como puede ser espalda, piernas, cuello… mira éstos 3 tens muy baratos para el dolor.

Quizá te interese:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
!Por favor ayúdanos a compartirlo! un saludo😜

Deja un comentario

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso”. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar